122-PAISESvisitantes: Albania-Alemania-Andorra-Angola-Anguila-ArabiaSaudí-Argelia-Argentina-Armenia-Australia-Austria-Azerbaiyán-Bangladés-Bélgica-Belice-Bielorrusia-Bolívia-Brasil-Bulgária-Camboya-Canadá-Catar-Chequia-Chile-China-Colombia-CoreadelSur-CostaRica-Croacia-Cuba-Dinamarca-Ecuador-Egipto-ElSalvador-EmiratosÁrabesUnidos-Eslovaquia-Eslovenia-ESPAÑA-EstadosUnidos-Estonia-Filipinas-Finlandia-Francia-Gabón-Georgia-Gibraltar-Grecia-Groenlandia-Guadalupe-Guatemala-GuineaEcuatorial-Haití-Holanda-Honduras-HongKong-Hungría-India-Indonesia-Irak-Irlanda-Islandia-Israel-Italia-Jamaica-Japón-Kenia-Kuwait-Letonia-Líbano-Lituania-Luxemburgo-Macedonia-Malasia-Maldivas-Martinica-Marruecos-Mauricio-Mauritania-México-Moldavia-Mongolia-Montenegro-Mozambique-Nepal-Nicaragua-Nigeria-Noruega-NuevaGuinea-NuevaZelanda-PaísesBajos-Pakistán-Panamá-Paraguay-Perú-Polonia-Portugal-PuertoRico-ReinoUnido-RepúblicaCheca-RepúblicadelCongo-RepúblicaDominicana-RepúblicadeFiyi-RepúblicadeMalaui-Rumania-Rusia-Serbia-Seychelles-Singapur-Shangai-SriLanka-Suecia-Sudáfrica-Sudán-Suiza-Tailandia-Taiwán-TrinidadyTobago-Turquía-Ucrania-Uruguay-Venezuela-Vietnam

domingo, 14 de enero de 2018

8@. LA TIERRA “una historia interminable”. La Geodinámica externa del planeta: 2ª- La HIDRÓSFERA


El que no posee el don de maravillarse ni de entusiasmarse más le valdría estar muerto, porque sus ojos están cerrados
Albert Einstein [1879-1955]. Científico alemán nacionalizado estadounidense
La Hidrósfera
La Hidrósfera es el sistema formado por el conjunto de todas las aguas que se encuentra sobre y bajo la superficie de la corteza terrestre.
Se incluye en la hidrósfera, atendiendo a su orden en función de su volumen total, los:
Océanos y mares, que cubren dos tercios de la superficie terrestre.
Glaciares situados en los dos casquetes de Groenlandia y la Antártida
Las Banquisas de hielo marino flotante con espesores hasta los 30 m.
Lagos, ríos y aguas superficiales o escorrentías.
Aguas subterráneas, que fluyen en el interior de la Litosfera.
El agua en forma de vapor y nubes existente en la atmósfera.
El agua existente en la Biosfera[1] o en el conjunto de todos los ecosistemas
            que lo forman: plantas, animales y seres humanos.

El contenido global de agua en el planeta se ha estimado en unos 1.400 trillones de litros, de los cuales la mayor parte se ubican en océanos y mares [97,23 %], los casquetes polares [2,15 %] y en los acuíferos que son la reserva de agua dulce del planeta [0,61 %]. Las cantidades menores se establecen en: lagos [0,009 %];  mares interiores [0,008 %]; humedad del suelo [0,005 %];  en la atmósfera [0,001 %] y en los ríos [0,001 %].
Otros datos a considerar es que el agua dulce que supone un 3% del agua total existente, se encuentra “congelada” en su 98,2%, de ahí que el agua dulce “disponible” supone tan sólo el 0,08 % de toda el agua del planeta, y por eso la importancia de este elemento vital para la vida.
Se ha determinado que el agua es un elemento “recirculante” en la Tierra, existiendo en la actualidad de forma muy aproximada la misma cantidad de agua habida a la de la época en que se extinguieron los dinosaurios hace 65 millones de años.

La Tierra es el único planeta dentro del Sistema Solar en el que el “agua” se encuentra presente en todas sus formas o “estados” como el: gas o vapor, líquida y congelada.

Existe un proceso de circulación entre todos los compartimentos que forman la hidrosfera al que se denomina como ciclo biogeoquímico[2] que es: el movimiento que se produce entre los elementos de nitrógeno, oxígeno, hidrógeno, calcio, sodio, azufre, fósforo, potasio, carbono y otros, y los seres vivos y el medio ambiente como la atmósfera, la biomasa[3]  y los sistemas acuáticos. Es un ciclo esencial  para la vida.

El origen de la presencia del agua
en la superficie terrestre, ha sido durante decenios muy controvertida, pero ya hoy se tienen convencimientos científicos, de que ha sido el resultado de la desgasificación del manto terrestre a lo largo de los 4.470 mill.años de la edad de la Tierra, manto que se encuentra compuesto por rocas que contienen una importante cantidad de sustancias volátiles, entre las que se encuentra en una mayor proporción el agua.
El agua existente en las rocas y materiales del manto se ha venido “escapando” a través de los ingentes y continuados procesos volcánicos e hidrotermales a lo largo de miles de millones de años. No debemos perder de vista tampoco la gran superficie terrestre que se encuentra bajo los océanos [71%]; el íntimo y permanente contacto entre la masa oceánica y la corteza oceánica, cuyos lechos se encuentran sometidos a una importantísima presión y en las grandes fracturaciones de las placas tectónicas[4]  y grandes fenómenos de subducción, que permiten al manto recuperar parte del agua perdida por el vulcanismo generando una recirculación.

Al hilo de lo expuesto, citábamos como “dato probado” en la Etiqueta 81[ver 1] que: 
“Hoy día ya ha sido demostrado por los geólogos que en las grandes erupciones, los principales componentes gases que se envían a la atmósfera son el H2O[68%], el CO2[13%] y el N2[8%]. Proporciones detectadas por ejemplo en el Halema´uma´u caldera del Kilauea en Haway, y el resto de los gases son principalmente humos sulfurosos [según Rubey el 99% de los gases existentes en la atmósfera proceden del manto terrestre]. Estas ingentes cantidades de agua en forma de vapor y de los procesos geotermales, una vez enfriada en la atmósfera se condensa en forma de lluvia y sirve para generar y alimentar ríos, lagos y corrientes de aguas tanto superficiales como freáticas, que como sabemos terminan desembocando en mares y océanos”.

1.  BIOSFERA [ecoesfera o biogeosfera]: Es el ecosistema global del planeta Tierra, “conjunto” de todos los ecosistemas que lo conforman y que incluye no sólo a los seres vivos, sino al medio físico que habitan y las relaciones que se producen entre ellos, incluyendo a los fenómenos ambientales que se dan en él. Muchos científicos establecen que es “el espacio único donde la VIDA ha tenido lugar”, dado que dentro del sistema solar, el planeta Tierra es hasta hoy el único lugar donde se conoce su existencia.
2.  BIOGEOQUÍMICO [CICLO]: se refiere al ciclo o movimiento entre los elementos de nitrógeno, oxígeno, hidrógeno, calcio, sodio, azufre fósforo, potasio carbono y otros, y los seres vivos, el ambiente [atmósfera, biomasa, sistemas acuáticos, etc.], mediante una serie de procesos químicos, producción y descomposición. La mayoría de los elementos y sustancias químicas de la tierra no se encuentran en forma útil para ser absorbidos, pero sus nutrientes son reciclados por los organismos continuadamente en formas complejas a través de las partes vivas y no vivas de la biosfera y convertidas en formas complejas y útiles a través de procesos biológicos, geológicos y químicos. Los ciclos biogeoquímicos son esenciales para la vida hasta el punto de que sin ellos, los seres vivos se extinguirían.
3.  BIOMASA: es aquella materia orgánica de origen vegetal o animal, incluyendo los rehechos orgánicos, que es susceptible de ser aprovecha energéticamente. En Biología, es la cantidad de materia total de los seres que viven en un lugar determinado, expresada en peso por unidad de área o de volumen. En un proceso biológico es la materia orgánica originada de forma espontánea o provocada, que es utilizable como fuente de energía.
4.   PLACA TECTÓNICA o LITOSFÉRICA: es un fragmento de Litosfera que se mueve como un bloque “relativamente” rígido sobre la Astenosfera. La teoría sobre la Tectónica de Placas explica la estructura y la zona dinámica superior de la superficie terrestre, describiendo su movimiento, direcciones e interacciones. Son de dos tipos: las placas litosféricas de la corteza oceánica y las de la corteza continental. Hay también placas mixtas que se encuentran cubiertas o “montadas” por una placa de la corteza continental y así mismo y en parte por corteza oceánica. Existen en la actualidad 15 placas tectónicas principales y 42 placas secundarias. Los límites entre placas son de tres tipos: Divergentes [se separan], que corresponden esencialmente a la corteza oceánica; Convergentes [chocan entre sí], y generan bien fenómenos de subducción o bien de colisión y  de Fricción, cuando se desplazan “lateralmente” generando grandes terremotos.
El agua en la Biosfera[1] : el ciclo hidrológico
Las plantas, animales y seres humanos somos fundamentalmente agua, y formamos parte de este ciclo esencial para la vida que se encuentra en una permanente recirculación, sin ella la vida no hubiera podido surgir en la Tierra.
En la hidrosfera el agua se distribuye a lo largo de la superficie terrestre, en variados sistemas hídricos, al que se denomina como ciclo hídrológico que consiste en:

El ciclo hidrológico o ciclo del agua “vital” para el planeta,
es el que establece el proceso de su circulación y conservación entre las diferentes partes físicas que forman parte o compartimentan la Hidrosfera.
El ciclo hidrológico se divide a su vez en dos ciclos esenciales:
Un ciclo interno, que es el que devine del agua de origen magmático, formado mediante las reacciones químicas que se producen en el interior de la Tierra, aflora a través de volcanes y fuentes hidrotermales y se mezcla con el agua externa que procede de los fenómenos atmosféricos.
El ciclo externo es el que genera la propia Hidrosfera. Sabemos que en ella el agua se presenta en sus tres estados: sólido [hielo o nieve], líquido y gaseoso [vapor de agua]

Hemos visto que la formarse la Tierra hace 4.470 mill.años, la materia que formó el planeta ya contenía en su interior vapor de agua. Inicialmente esta bola ígnea y en constante fusión, pasados cientos de millones de años y a través de los cientos-miles de volcanes activos fueron transladando a la superficie terrestre un magma cargado de gases, entre los que se encontraba en su mayor proporción el vapor de agua.
La Tierra se fue enfriando, lo que permitió que el vapor de agua se condensara transformándose en lluvia que cayó seguramente de forma torrencial durante cientos de millones de años, acumulándose en las cuencas de la orografía terrestre y formando océanos, mares y ríos. Esta lluvia produjo, entre otras cosas, la  reducción de las temperaturas existentes, reactivando el clima y el ciclo hidrológico.

En este ciclo hidrológico se produce una “interacción” con el ecosistema[5], y el ciclo biogeoquímico[2] citado con unas mínimas reacciones químicas, que son la base para la supervivencia de los seres vivos, existiendo en este ciclo del agua los procesos de:
La evaporación que se produce permanentemente de todas las superficies oceánicas, mares, ríos, etc., al igual que como se producen también en los organismos vivientes a través del fenómeno de la transpiración en las plantas y la sudoración en los animales. Aunque pueda parecer extraño, los seres vivos y esencialmente las plantas contribuyen con la evaporación a un 10% del agua que se incorpora a la atmósfera.
La condensación del agua en forma de vapor, que asciende a la atmósfera merced a la diferencias de temperatura y presión, formando las nubes, que se encuentran constituidas por agua en forma de gotas minúsculas.
La precipitación que se produce al enfriarse las masas de agua existentes en las nubes, acelerándose su condensación y uniéndose entre sí las gotas de agua hasta formar gotas mayores, que por su peso terminan por precipitar. Esta precipitación, como consecuencia de capas frías en la atmósfera, se puede producir en los estados: sólido[nieve o hielo, como el granizo] o líquido [lluvia].

Los procesos reglados en el ciclo hidrológico son pues un “ciclo cerrado” definido por sus diferentes estados, así:
Evaporación►Condensación►Precipitación►Escorrentía►Infiltración►
►Circulación subterránea y superficial►Océanos, Mares y Lagos▲
Evaporación
El Balance del agua en el planeta Tierra,
si se estiman todos sus procesos hidrológicos en un largo período de tiempo, “tiempo” a la medida de la edad de la Tierra. la mayoría de los sistemas interrelacionados se compensan entre sí, se igualan entradas y salidas en el ciclo del agua, dando como resultado un “balance nulo”.
Realmente es lo lógico, si pensamos que con una antigüedad del planeta con 4.470 mill.años, lo contrario hubiera terminado con ese sistema general y ciclo del agua, cientos de millones de años atrás.

5. ECOSISTEMA: es un sistema natural formado por un conjunto de organismos vivos o biocenosis y el medio físico donde se interrelacionan o biotopo. Los ecosistemas muestran una interdependencia entre los organismo dentro del sistema, es en suma: “en una comunidad biológica de un lugar y de sus factores físicos y químicos que constituyen el ambiente abiótico”
Oceános y Mares
Aunque su “origen” se pensaba que podría haberse generado hace 4.000 mil.años tras los intensos períodos de actividad volcánica a la que se vio sometido el planeta, un reciente estudio del científico Francis Albarède del Centro Nacional de la Investigación Científica en Francia publicado en la revista Nature, establece que su origen podría situarse entre los 80 y 130 mill.años posteriores a la formación del planeta, es decir según este dato los océanos han podido formarse “antes”, casi en el mismo momento en que se formó la Tierra.

Sabemos que los Océanos y Mares suponen el 97% de todo el agua del planeta y que cubren un 71% de la superficie terrestre con una profundidad promedio sobre los 3.900 metros, siendo la fosa de las Marianas la mayor fosa oceánica conocida con sus 11.563 metros de profundidad en la corteza terrestre, registrada por el buque M.V. Spencer F. Baird en 1942, aunque existen variaciones respecto a otra medición realizada posteriormente en 1960 del abismo Challenger y que la establecía en los 11.034 metros.

La capa superficial de los océanos es templada, variando entre los 30º y los 12º que se pueden alcanzar a los 100 m. de profundidad. Por debajo de ésta sus temperaturas son variables entre los 5º y los -1ºC, separándolas la denominada como termoclina o capa imaginaria que separa dos masas de agua de temperatura diferente. A partir de la cual la temperatura cambia rápidamente y es variable según la latitud terrestre y la profundidad.

En la composición de Océanos y Mares existen prácticamente todos los elementos, algunos en unas proporciones[cantidades] ínfimas. Estos elementos en un orden decreciente se pueden establecer [en gramos/ litro]:
1º-Cloro [19,00]; 2º-Sodio [1,50]; 3º-Magnesio [1,35]; 4º-Azufre [0,885]; 5º-Calcio [0,400]; 6º-Potasio [0,38]; 7º-Bromo [0,065],… o el 39º-Plata [0,0000003] y el 57º-Oro [0,0000004].

Los Océanos y Mares se encuentran sujetos a múltiples fenómenos vinculados a diferentes efectos, tanto climatológicos, a la tectónica de placas[6] y el vulcanismo, a la atracción gravitatoria que ejerce la Luna y el Sol, etc.
En esta línea de fenómenos vinculados a acciones externas o internas, se producen las olas, mareas y corrientes en su masa, así:
Los Tsunamis por ejemplo, tienen su origen en los terremotos, maremotos y erupciones de volcanes submarinos, y pueden provocar olas de metros de altura que pueden viajar a velocidades de 800 kms./h, con una altura que se acrecienta al llegar a las plataformas continentales de poca profundidad;
Las Mareas que pueden ser “vivas” cuando se produce una máxima atracción al coincidir la Luna, el Sol y la Tierra en una misma línea, o menos intensas o “muertas” cuando la Luna y el Sol forman un ángulo recto con la Tierra;  
Las Corrientes marinas que tiene su origen también en los efectos del viento, aunque también se generan en su masa, que discurre cíclicamente y es influenciada por el efecto Coriolis[7], teniendo una importancia esencial en el clima, como por ejemplo la Corriente del Golfo, la de Humbolt, la del Labrador, o la de Australia Oriental, existen al menos 28 denominadas.
El MISTERIO del mantenimiento de la “salinidad” en los Océanos
El mantenimiento de la salinidad en los océanos, es uno de los grandes misterios científicos no desentrañados hasta hoy, NO por su composición, que se sabe se basa fundamentalmente en una disolución de su forma sólida del sodio y el cloro que constituyen el 90% de los elementos disueltos, combinándose para formar el cloruro de sodio, al que se une magnesio, calcio y potasio, y un resto de otros elementos en cantidades mínimas.

Existe un gran misterio científico en el mantenimiento de la salinidad: porqué esa proporción milagrosa entre el 3,4% al 3,5% que corresponde a las sustancias disueltas de la masa del  agua, “se ha venido manteniendo constante durante al menos 3.500 millones de años”. ¿Cómo se ha podido mantener constante?. La ciencia todavía no ha llegado a una explicación científica. Pero el mantenimiento de esta proporción es VITAL para la cogeneración de vida.

Reflejé en la Etiqueta 81[ver 1], basándome en la hipótesis GAIA de James Epharaim Lovelock [1919], científico, meteorólogo, químico atmosférico y escritor, nacido en Hertfordshire, Inglaterra, este comentario sobre los Océanos y Mares  que desarrollé en la Etiqueta y que reproduzco:
“¿Por qué son saladas sus aguas? y ¿por qué ésta salinidad se ha mantenido constante a lo largo de por lo menos 3500 millones de años, si es que no fue mucho antes?.
Es innegable que la sal existente en los océanos y mares tienen su origen en las sales de minerales disueltos en su composición. Sales procedentes de los terrenos en los que se encuentran los mares, de las aguas de lluvia caídas sobre los terrenos [lavado del terreno superficial], las escorrentías superficiales y de las aguas freáticas arrastradas por los ríos subterráneos hasta los mares.

Pero, si los mares se condesan en nubes [agua de lluvia evaporada carente de sales], que al caer sobre la tierra terminan arrastrando en su composición nuevas sales disueltas en su recorrido hasta el mar,… ¿por qué los mares y océanos a lo largo de miles de millones de años, no han incrementado su salinidad, salinidad media que curiosamente se ha mantenido casi constante en un 3,4%?. Realmente resulta inexplicable, más inexplicable si se tiene en cuenta que hay mares casi cerrados, sin circulación, como el Mar Muerto, donde sí se ha incrementado la salinidad hasta topes casi inviables para la vida?.

Al mar llegan 540 megatoneladas de sal anualmente. El volumen total de las aguas marinas en el planeta se calcula que son 1,3 miles de millones de km³. Su salinidad media es del 3,4%. Con estos datos y para que se cumplan estas cifras, los mares y océanos del mundo tendrían “sólo” una edad de unos 80 millones de años, cifra en contradicción con toda la paleontología. ¿Qué ha pasado en los más de 3500 millones restantes de vida en el planeta?. Hay que empezar de nuevo.

Cita recientemente Ferren Maclntyre, un antiguo mito nórdico según el cual, «el mar es salado porque en el fondo marino hay un molino de sal girando eternamente». El mito no deja de ser cierto. Hoy se sabe que el pastoso magma del interior de la Tierra, se abre camino a través del fondo oceánico en incontables fumarolas, vertiendo permanentemente ingentes cantidades de gases y sales del interior del planeta.

«Parece lógico concluir por lo tanto, en la existencia de un "filtro" para la sal, que la hace desaparecer de los océanos, en la misma medida que llega a ellos.
Pero antes de formular nuestras especulaciones sobre la naturaleza de este filtro y sobre el destino de la sal que captan los mares, hemos de considerar ciertos aspectos de la física, la química y la biología marinas…”

6. TECTÓNICA DE PLACAS: es la teoría geológica que explica la forma en que se estructura la Litosfera en placas que se deslizan sobre el manto terrestre fluido, así como sus interacciones. Explica también la orogénesis o formación de las cadenas montañosas, el estudio de los terremotos y de los volcanes que se sitúan y concentran en zonas tectónicas del planeta.
7.  CORIOLIS [El Efecto]: El efecto Coriolis es una fuerza inercial o ficticia descrita en 1836 por el científico francés Gaspard-Gustave Coriolis, que aparece cuando un cuerpo está en movimiento sobre los objetos que se mueven sobre su superficie. En el caso de la Tierra aparece en los cuerpos que están en movimiento en su superficie como consecuencia de la Rotación, siendo la tendencia de giro según el hemisferio que consideremos. La fuerza de Coriolis es realmente la suma de dos fuerzas: una componente tangencial y una componente radial, siendo siempre perpendicular a la dirección del eje de rotación del sistema.
Agua superficial y escorrentías
Puede definirse al agua superficial como toda el agua abierta a la atmósfera y que se encuentra sujeta a los fenómenos de la escorrentía superficial. El agua que se recoge y encuentra en la superficie terrestre o agua superficial, es el agua dulce y “líquida” y representa como hemos visto tan solo un 0,08% de un total del 98,2% que se encuentra “congelada”.

Entre las aguas superficiales se pueden distinguir cuatro tipos diferenciados:
Aguas lóticas o masas de agua corriente que discurren en una misma dirección por la acción gravitatoria, siguiendo el curso con pendiente de la orografía terrestre, como los ríos, manantiales, riachuelos, arroyos, etc.
Aguas lénticas o las masas de aguas interiores quietas o estancadas, como las de lagos, lagunas charcas, humedales y pantanos.
Aguas artificiales o modificadas por el hombre para su utilización, que han sido destinadas en la navegación, instalaciones portuarias,  para la regulación de su uso como en los pantanos, riego, protección frente a inundaciones, etc.
Aguas naturales o las que definen a esas masas de agua que no han sido antropizadas[8].

El agua superficial es una parte del ciclo hidrológico que se produce en el planeta, que comienza con la evaporación del agua desde la superficie de los océanos y mares. Esta evaporación, a medida que se eleva en la atmósfera convertida en aire humedecido, se enfría, condensándose este vapor en pequeñas gotas de agua que se unen formando nubes. En todo este proceso tienen una función importante tanto las temperaturas como la presión atmosférica.
El ciclo continúa con su precipitación, que en función de la temperaturas existentes en las capas atmosféricas, puede traducirse en precipitaciones de agua, nieve o granizo.

La mayor reserva de agua dulce del planeta se encuentran en los Grandes Lagos de Norteamérica, con una superficie de 244.160 km² [casi la mitad de la superficie de España] y un 21% del agua dulce del planeta, irrigando una superficie total de unos 521.830 km².

El agua liquida llega a la superficie terrestre de una manera cíclica, generando los ríos, las escorrentías, y alimentando también los veneros y acuíferos que canalizados por las capas freáticas, forman las aguas subterráneas. El final de toda el agua dulce es ser contenida por las grandes cuencas o lagos interiores que la embalsan, y las que no son retenidas van a parar a través de las cuencas fluviales a los mares y océanos.
Sabemos que en este ciclo permanente, el agua “se renueva” con una mayor velocidad en la atmósfera, que lo hace completamente 34 veces al año; por el contrario el agua de los océanos y mares ceden cada año tan solo un 0,27‰ de su volumen, lo que implica que su renovación total necesita de 3.700 años.

Una función esencial del ciclo hidrológico es su función en el transporte de sustancias y nutrientes que generan sedimentos que forman parte de los llamados ciclos geológicos diagenéticos.
La diagénesis[9] convierte  a las gravas en conglomerados, las arenas en areniscas, las arcillas en lutitas, los lodos calcáreos en calizas o dolomías, las cenizas volcánicas en cineritas, etc., la diagénesis es por definición: el conjunto de los procesos de formación, con la conjunción del agua, de una roca sedimentaria a partir de sedimentos por la compactación, recristalización o la cementación.
El ciclo hidrológico se considera como una operación de lixiviado[10] a una escala planetaria.
8.   ANTROPIZACIÓN: es la transformación que realiza el ser humano sobre el medio físico modificando la superficie natural del planeta en cualquier forma, como sobre el Biotopo o la Biomasa.
9.   DIAGÉNESIS: es el conjunto de los fenómenos de formación que se producen con la conjunción del agua, en una roca sedimentaria a partir de los sedimentos por los procesos de compactación, recristalización o cementación. Estos procesos forman parte de los llamados ciclos geológicos diagenéticos.
10. LIXIVIADO: es un tipo de agua que a través de los residuos depositados y que extrae, bien disueltos o suspendidos, forma materiales a partir de ellos. Es un proceso de percolación de un fluido a través de un sólido, arrastrando gran cantidad de los compuestos que se encuentran presentes en el sólido que atraviesa. El lixiviado está formado por la mezcla de las aguas de lluvia infiltradas en un determinado deposito o terreno, y que a su vez ha arrastrado otros productos y compuestos procedentes de la degradación de los residuos atravesados.


Agua subterránea
Es una importante cantidad de la masa de agua con presencia en los continentes de la corteza terrestre, alojándose en acuíferos subterráneos, siendo incluso su volumen mucho más importante que el volumen del agua embalsada en lagos y la circulante de los ríos. Se sabe merced a estudios realizados de la existencia de masas que pueden tener más de un millón de kms. cuadrados como por ejemplo el acuífero Guaraní, considerado la 3ª mayor reserva de agua dulce del planeta, consistente en una masa de agua que se extiende bajo la superficie de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, ocupando un área aproximada de 1.200.000 km² y al que se le calcula un volumen de 45.000 km³.

El agua subterránea existente en el subsuelo es un recurso importante que abastece casi a un tercio de la población mundial. Se almacena al filtrarse por las capas permeables e intersticios, poros y grietas existentes en el terreno, circulando por el interior de la corteza en base a los efectos de la gravedad terrestre o almacenándose en bolsas de terreno impermeable. Existe un nivel superior de presión del acuífero que suele permanecer constante, al que se denomina nivel freático.

Existen diferentes tipos de acuíferos, así:
Acuífero libre, cuando se encuentra en contacto directo con la superficie por el efecto de la presión ejercida por sus subcapas, y manteniendo una presión de agua igual a la atmosférica, que aumenta a medida que profundizamos en las capas saturadas.
Acuífero cautivo o confinado, son esas masas de agua que se encuentran encerradas entre capas de terreno impermeable y sometida a presiones diferentes a la atmosférica. Se nutren de aquellas zonas permeables existentes en el terreno o zonas de recarga y filtraje que pueden encontrarse alejadas o a diferente nivel de su embalsamiento.
Acuífero semi-confinado, cuando existen diferencias de permeabilidad entre las zonas de recarga del acuífero y sus zonas de descarga, con lo que se produce un cierto embalsamiento nutrido por sus diferencias entre su carga y su descarga.
Acuífero costero, que puede ser tanto libre, confinado o semiconfinado, y se produce por las diferencias de densidad entre el agua dulce [menor] y la salada [mayor], lo que hace que el agua dulce se encuentre “sobrepuesta” a la salada. Existe bolsas de agua dulce en zonas limítrofes a las costas, que se mantiene dulce a pesar de ello al encontrarse separada del agua de mar por zonas de terreno impermeable.
 
El agua en la Atmósfera
Como hemos citado su forma usual se presenta en la atmósfera en forma de vapor, nubes y pequeños cristales de hielo, representando alrededor del 0,0009% de toda el agua del planeta. Esta proporción aunque puede parecer pequeña es sin embargo esencial al formar parte del proceso al que hemos denominado “ciclo hidrológico”  o ciclo del agua, eslabón esencial en la química atmosférica y del desarrollo de la vida.

Entender cómo se comporta el agua en la atmósfera, de qué depende su cantidad, cuándo y dónde va a precipitarse, si lo hará en forma de lluvia, nieve o helada, si lo hará en grandes o pequeñas proporciones, son interrogantes que cada día más la Climatología como ciencia está resolviendo.
Analizar el papel del agua atmosférica sabemos que se encuentra íntimamente unido a muy variados factores de presión, temperatura, ciclo hidrológico global, y entre otras cosas a los flujos de energía recibida y refractada por la Tierra. 

El siguiente CUADRO establece de forma aproximada las reservas de agua estimadas del planeta, y que como hemos citado a lo largo de la antigüedad de la Tierra se igualan entradas y salidas en el ciclo del agua y dan como resultado un “balance nulo”.

RESERVAS ESTIMADAS DE AGUA EN EL PLANETA TIERRA
DEPÓSITO
Volúmen  [Mill. km³]
Porcentaje
Oceános y Mares
1.370
97,25%
Glaciares
29
2,05%
Agua subterránea
9,5
0,68%
Lagos
0,125
0,01%
Humedad del suelo
0,065
0,005%
Atmósfera
0,013
0,001%
Ríos y Arroyos
0,0017
0,0001%
Biomasa
0,0006
0,00004%
Datos: Vikipedia.org

La CRIÓSFERA: Glaciares y banquisas
La criósfera, cuyo término describe las partes de la superficie terrestre donde el “agua” se encuentra en estado sólido, es una parte esencial del sistema climático global, muy interrelacionado y vinculado a las reacciones generadas por las influencias en los flujos de energía, de superficie y humedad, nubes y precipitaciones, hidrología, circulación atmosférica y oceánica. A través de la retroalimentación de estos procesos, la criósfera juega un papel esencial en el clima global.

En su mayor medida la criósfera se localiza en las regiones polares de la Tierra, principalmente en el casquete glacial de la Antártida en un proporción casi del 90% de toda la criósfera superficial, seguida de Groenlandia y las otras islas del océano Ártico.
A comienzos de este siglo, debido al calentamiento global al parecer causado por la antropización[8], aunque hay que seguir investigando las causas “propias” originadas por el geosistema[11] planetario, la criósfera se está derritiendo principalmente en las montañas y en las regiones árticas, y parece también estar en retroceso en los glaciares. La criósfera superficial es el principal factor del albedo[12] del planeta Tierra, albedo que facilita la baja temperatura promedio del planeta.
Son parte de la criósfera tanto los glaciares como las banquisas de los polos terrestres.

11. GEOSISTEMA: El geosistema considera al planeta Tierra como una unidad, que suma el conjunto de sus entidades bióticas o Biosfera, las abióticas que son la litosfera, atmósfera e hidrósfera, y las antrópicas formada por los seres vivientes. Entre todas ellas se producen permanentes interrelaciones que originan cambios en la estructura terrestre cualitativos y cuantitativos. El Geosistema es un sistema material que tiene la capacidad de autodesarrollarse y procurar un equilibrio en defensa de una evolución del sistema general. El Ecosistema es un bioma compuesto por la suma de la entidades bióticas, abióticas y antrópicas, y genera complejas interacciones entre la multiplicidad de organismos vivos  y los flujos de energía existentes. GLIESE 710: es una estrella, enana naranja de tipo espectral de la Constelación de la Serpiente, que se encuentra a 63 años-luz del sistema solar. Tiene una masa aproximada a 0,42 masas solares y una luminosidad muy escasa, de un 4,2% la del Sol. Según los últimos datos del satélite Hipparcos, Gliese se aproximará a la Tierra dentro de 1,4 millones de año hasta una distancia de 1,1 años-luz (70.000 ua, o 10,5 billones de kms.), causando importantes perturbaciones gravitatorias sobre el sistema solar.
12. ALBEDO: es el porcentaje de radiación que cualquier superficie refleja respecto a la que incide sobre la misma. El albedo de una superficie clara es superior al reflejado por una oscura, y el de una brillante superior al de una mate. La Tierra, como planeta, tiene un albedo reflejado de la radiación solar del 37% al 39% de lo recibido. En astronomía el albedo es un medio indirecto de averiguar la naturaleza de un astro, mediante su comparación con el albedo de materias conocidas. El albedo más alto descubierto en el Sistema Solar corresponde al satélite Encelado de Saturno, y el más bajo a de algunos asteroides y a los satélites Fobos y Deimos de Marte.

 Los Glaciares son una gruesa masa de hielo que se forma en la superficie terrestre mediante acumulación, compactación y recristalización de la nieve. Lógicamente se alimentan con las precipitaciones anuales siguiendo un proceso de crecimiento y establecimiento del glaciar al que se denomina glaciación. Aproximadamente un 10% de la superficie del planeta está cubierta de glaciares en la actualidad, habiendo ido en regresión, ya que en los tiempos geológicos de la última glaciación acaecida, este porcentaje pudo estar por encima del 30%. Ocupan en total unos 15 millones de km², siendo el casquete de la Antártida el más extenso.
Como hemos citado el 98% de toda el agua dulce del planeta se encuentra “congelada”, y de ésta el 91% del volumen/84% del área ocupada se encuentra en la Antártida, en Groenlandia un 8% del volumen/14% del área ocupada y el resto en otros glaciares diseminados por el resto del planeta.

La Antártida es el continente más austral de la Tierra, situada en el hemisferio sur del circulo polar antártico, contiene el Polo Sur geográfico y tiene una extensión de 14.000.000 km². Es el 4º continente en extensión, después de Asia, América y África. Es el continente más frío del planeta, encontrándose cubierto un 98% de hielo con un espesor medio de 1,9 km [1.900 metros], y unas temperaturas verificadas que han alcanzado los – 89,2ºC [1983].
En términos generales la Antártida es un vasto desierto helado con muy escasas precipitaciones que no alcanzan los 10 mm. y debido a su latitud existen a lo largo del año períodos de total oscuridad y otros de luz permanente, lo que lo hace un territorio difícilmente habitable. 

La capa de hielo de Groenlandia se encuentra situada en los 77ºN. Es una extensa capa de hielo que cubre casi el 80% de su superficie, lo que la convierte en la segunda más grande del mundo tras la de la Antártida. Su superficie total es de 1,71 millones de km², con unas dimensiones de norte a sur de 2.400 kms y de este a oeste 1.100 kms., y un espesor medio de 2 km. [2.000 metros], alcanzando los 3 kms. en sus capas más gruesas. A esta superficie total helada se le suman una periferia de glaciares y pequeños campos de hielo aislados entre si y con superficies entre los 76.000 y los 100.000 km².
El hielo actual tiene una datación de unos 110.000 años, aunque hay teorías que establecen su formación a finales del Plioceno o comienzos del Pleistoceno que se sitúa temporalmente en los 2,58 mill.años, por un proceso de coalescencia[13] o fusión entre los casquetes polares y los glaciares. Este enorme peso de hielo ha deprimido la superficie del terreno en la zona central de Groenlandia, hasta el punto de que de desaparecer el hielo, Groenlandia se convertiría posiblemente en un archipiélago de islas.
13.       COALESCENCIA: es el fenómeno por el que dos o más materiales se unen en un solo cuerpo. Es un término usualmente utilizado para explicar los fenómenos de soldadura en metales, durante la denominada soldadura por fusión. Pero también existe la coalescencia en la Geografía Física, como por ejemplo en la formada entre las líneas de contacto entre dos abanicos aluviales, cuyos depósitos intercalados merced a la presión y otros elementos dan origen a una estratificación cruzada.

Las Banquisas o hielo marino son masas de hielo flotantes formadas en las regiones oceánicas polares con un espesor entre los 1 y 20 metros, cuyo origen primario es el congelamiento desde la superficie, a lo que “contribuyen” las precipitaciones en forma de nieve, y a la escarcha que se produce por la condensación de la humedad atmosférica. Estas banquisas a veces se encuentra formada por bloques de hielo que se han fracturado de los glaciares terrestres.

Existen dos banquisas que ocupan una parte variable de los océanos, una en el Ártico y otra en el continente Antártico, así:
La banquisa ártica es prácticamente permanente, fundiéndose cada año solo las partes más próximas a los continentes circundantes, situación que se aprovecha para la circunnavegación del océano Ártico. En marzo la superficie helada puede alcanzar los 15 millones de km² y en el mes de septiembre los 6,5 millones de km².
La banquisa antártica por el contrario prácticamente desaparece durante el mes de diciembre, volviéndose a formar en el invierno austral.  En septiembre la superficie helada puede alcanzar los 18,8 millones de km² y en el mes de marzo es de tan sólo  2,6 millones de km².

Seguirá en la 9@ PARTE, Etiqueta 104



No hay comentarios:

Publicar un comentario