126-PAISESvisitantes: Albania-Alemania-Andorra-Angola-Anguila-ArabiaSaudí-Argelia-Argentina-Armenia-Australia-Austria-Azerbaiyán-Bangladés-Bélgica-Belice-Bielorrusia-Bolívia-Bosnia.Herzegovina-Brasil-Bulgária-Camboya-Canadá-Catar-Chequia-Chile-China-Colombia-CoreadelSur-CostaRica-Croacia-Cuba-Dinamarca-Ecuador-Egipto-ElSalvador-EmiratosÁrabesUnidos-Eslovaquia-Eslovenia-ESPAÑA-EstadosUnidos-Estonia-Filipinas-Finlandia-Francia-Gabón-Georgia-Gibraltar-Grecia-Groenlandia-Guadalupe-Guatemala-GuineaEcuatorial-Haití-Holanda-Honduras-HongKong-Hungría-India-Indonesia-Irak-Irlanda-Islandia-Israel-Italia-Jamaica-Japón-Kenia-Kuwait-Letonia-Líbano-Lituania-Luxemburgo-Macedonia-Malasia-Maldivas-Martinica-Marruecos-Mauricio-Mauritania-México-Moldavia-Mongolia-Montenegro-Mozambique-Nepal-Nicaragua-Nigeria-Noruega-NuevaGuinea-NuevaZelanda-Omán-PaísesBajos-Pakistán-Panamá-Paraguay-Perú-Polonia-Portugal-PuertoRico-ReinoUnido-RepúblicaCheca-RepúblicadelCongo-RepúblicaDominicana-RepúblicadeFiyi-RepúblicadeMalaui-Rumania-Rusia-Serbia-Seychelles-Singapur-Shangai-SriLanka-Suecia-Sudáfrica-Sudán-Suiza-Tailandia-Taiwán-TrinidadyTobago-Turquía-Ucrania-Uruguay-Venezuela-Vietnam y Región desconocida

martes, 30 de octubre de 2012

DECLARADO EL ESTADO DE GUERRA EN CATALUÑA (y 3ª): 7 de octubre madrugada, tras seis horas treinta minutos de combate: Companys se rinde a Batet

El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad
Albert Einstein (1879-1955) Científico alemán nacionalizado estadounidense
EL SIMBOLO DE LA UNIDAD DE ESPAÑA EN CATALUÑA

MADRID, ocho treinta de la tarde. Nada más terminar la comunicación que el Presidente Lerroux había mantenido por teletipo con Batet en Barcelona, en la que le ordenaba que impusiera la declaración del Estado de Guerra, en la plaza suena un disparo aislado y trascurridos apenas unos segundos, como si el disparo suelto hubiera sido una señal inicial para el ataque,... le sigue un fuego graneado, nutrido y continuo, impactando los numerosos disparos en la fachada del Ministerio y en sus ventanas. Después del momento inicial de sorpresa que tal actuación produce, los Guardias de Asalto y la Guardia Civil contestan en forma contundente al ataque exterior, intentando hacer blanco por los destellos de sus armas, en los francotiradores que se situaban en las azoteas de los edificios colindantes.

 

Lerroux, sin inmutarse, busca un sitio en el salón para aislarse de las personas reunidas al otro extremo de la misma.

Se sienta en una butaca con un bloc de cuartillas y un lápiz entre las manos, y apoyándose para escribir en el propio brazo del sillón, ensimismado, redacta la Proclama.

 

Fuera se suceden las descargas de fusilería, pero el Jefe del Gobierno, dando prueba de una gran sangre fría, continúa su labor sin inmutarse, mientras las fuerzas contestan a los disparos del exterior.

 

El tiroteo prosigue y se corre por las calles vecinas hacia otras zonas de Madrid. Las milicias socialistas y comunistas se habían dispuesto a la misma hora a tomar la ciudad, lanzándose al ataque de los edificios más emblemáticos y los centros oficiales del Gobierno.

En una primera acción, las milicias se habían lanzado al ataque del Ministerio de la Gobernación, la Telefónica, el Ministerio de Agricultura, el Palacio del Congreso, la Dirección General de Seguridad, las Comisarías de Vigilancia de Buenavista, Atocha, Universidad, Cuatro Caminos y entre otros lugares, el del propio domicilio particular del señor Gil Robles.

De estas refriegas se dedujeron una gran cantidad de muertos y heridos, que aumentaron la confusión y el pánico entre los ciudadanos de Madrid.

GUARDIA DE ASALTO Y GUARDIA CIVIL PROTEGEN LAS CORTES EN OCTUBRE DE 1934

MADRID, ocho y cuarenta y cinco de la tarde. En pleno fragor del tiroteo, un hombre vestido de paisano atraviesa la puerta erizada de bayonetas del Ministerio de la Guerra. Uno de los centinelas le corta el paso, y el oficial de guardia que lo reconoce, ordena que se le dejara pasar,... era el general Franco.

 

Cuando penetra en el despacho del Ministro, éste le interpela...

-          «Le esperaba con verdadera impaciencia. He mandado a varios emisarios en su busca».

-          «Estoy a sus órdenes» le contesta saludando el general Franco.

-         «Póngase al tanto de la situación en que nos encontramos, necesito su opinión para tomar las decisiones oportunas» le contesta el Ministro Hidalgo.

 

Sin más preámbulos Franco se pone a examinar el fajo de telegramas y documentos que se encontraban sobre la mesa de reuniones del despacho del ministro. España ardía de punta a punta en esos momentos, con un paro generalizado; ataques a los trenes; insurrección en Cataluña; sublevación con muchos muertos y heridos en Asturias; la fábrica de armas a punto de caer en manos de los mineros y Oviedo y Gijón en el mayor peligro...

 

El Ministro observa detenidamente el rostro del general mientras éste revisa los documentos, intentando ver sus reacciones ante la mala situación. Pero Franco permanece impasible, asombrosamente sereno,... sólo al final de su análisis, matiza en voz alta la gravedad en la que se encuentra la ciudad de Oviedo y su importancia estratégica. Su preocupación más inmediata era, que en Oviedo no había fuerzas para hacer frente a la insurrección, lo que obligaba a un inmediato desplazamiento de tropas para cubrir ese frente,...

-          «Le sugiero señor Ministro el inmediato transporte a la Península de fuerzas de África».

 

Desde el momento en que Franco conocedor de todos los secretos de la táctica militar, toma carta en la situación general y se encuentra en el Ministerio de la Guerra... al lado del Ministro:

   -     «los revolucionarios pueden darse por perdidos»,...

Y la noticia se difunde por todo Madrid, sin saber cómo...

   -     ¡¡Franco está dirigiendo a las tropas desde el Ministerio de la Guerra!!.

 

Avisado por el general subsecretario señor Castelló, también llega al despacho del Ministro el general Masquelet. Se realiza sobre la marcha una reunión de los asistentes, el Ministro, Franco, Masquelet, López Ochoa y Castelló, a la que se une también el Ministro de la Gobernación.

De la deliberación se desprende la importancia de controlar el frente de Oviedo. Franco aduce la dificultad de que en Oviedo no hay campo de aterrizaje, por lo que se acuerda el enviar por tierra con la mayor urgencia el Batallón del Regimiento nº 12 con guarnición en Lugo, mientras el Batallón nº 29 se desplazará por mar desde el Ferrol a Avilés, para después continuar por tierra hasta Oviedo.

 

Se ordena que estuvieran preparados tres aviones en Getafe para salir al menor aviso, y a las cuatro de la mañana, el general López Ochoa toma uno de ellos con destino a Lugo para llegar sobre las seis, con el objeto de alcanzar antes de su salida al Batallón nº 12 y ponerse al frente de las tropas.


 

MADRID, nueve de la noche. A esta hora, salen de los cuarteles dos secciones del Regimiento de Infantería nº 13, para proclamar por las calles de Madrid el Estado de Guerra y la Ley Marcial.

Los ciudadanos que seguían anhelantes las evoluciones de los soldados, atenazados por la duda de ¿con quién estaría el Ejército?.

 

Pero al oír redoblar los tambores y sonar las cornetas y que mientras la tropa permanece firmes, el oficial al mando lee el bando del Jefe de la División y obedece las órdenes que recibe,... la terrible pesadilla de los ciudadanos se disipa, no le quedan dudas del triunfo del Gobierno,..y arrostrando el peligro real a los posibles disparos perdidos que pudiera haber, los vecinos de Madrid salen a los balcones y aclaman a España y al Gobierno.

 

MADRID, diez de la noche. El Presidente del Gobierno habla por radio a toda España. Refleja en su alocución la gravedad  por la que pasa España en esos momentos, y textualmente dice lo siguiente:

 

-          «A la hora presente la rebeldía, que ha logrado perturbar el Orden Público, llega a su apogeo. Afortunadamente la ciudadanía española ha sabido sobreponerse a la insensata locura de los mal aconsejados, y el movimiento, que ha tenido graves y dolorosas manifestaciones que ha tenido graves y dolorosas manifestaciones en pocos lugares del territorio, queda circunscrito, por la actividad y el heroísmo de la fuerza pública, a Asturias y a Cataluña. En Asturias, el Ejército está adueñado de la situación, y en el día de mañana quedará restablecida la normalidad. En Cataluña, el Presidente de la Generalidad, con olvido de todos los deberes que le imponen su cargo, su honor y su autoridad, se ha permitido proclamar el Estat Catalá»

 

-          «Ante esta situación, el Gobierno de la República ha tomado el acuerdo de proclamar el Estado de Guerra en todo el país. Al hacerlo público, el Gobierno declara que ha esperado hasta agotar todos los medios que la ley pone en sus manos, sin humillaciones ni quebrantos de su autoridad. En las horas de paz no escatimó la transigencia; declarado el Estado de Guerra, aplicará, sin debilidad ni crueldad, pero enérgicamente, la Ley Marcial»

 

-          «Estad seguros de que ante la revuelta social de Asturias y ante la oposición antipatriótica del Gobierno de Cataluña, que se ha declarado faccioso, el alma entera del país entero se levantará en un arranque de solidaridad nacional en Cataluña como en Castilla; en Aragón como en Valencia; en Galicia como en Extremadura; en las Vascongadas como en Navarra y Andalucía, a ponerse al lado del Gobierno para restablecer, con el imperio de la Constitución, del Estatuto, y de todas la leyes de la República, la unidad moral y política que hace de todos los españoles un pueblo libre, de glorioso tradición y de glorioso porvenir»

 

-          «Todos los españoles sentirán en el rostro el sonrojo de la locura que han cometido unos cuantos. El Gobierno les pide que no den asilo en su corazón a ningún sentimiento de odio contra pueblo alguno de nuestra Patria. El patriotismo de Cataluña sabrá imponerse allí mismo a la locura separatista, y sabrá conservar las libertades que le ha reconocido la República, bajo un Gobierno que sea leal a la Constitución en Madrid, como en todas partes. Una exaltación de la ciudadanía nos acompaña. Con ella, y bajo el imperio de la Ley, vamos a seguir la glorioso Historia de España»


IMAGEN: CHEMA MADOZ


MADRID, madrugada del 7 de octubre. Los ataques revolucionarios siguen por las calles de Madrid. No se puede transitar por las calles y la fuerza pública, en la oscuridad de la noche esperando que amanezca, se limita a guarecerse tras las esquinas y en los portales de las casas.


 


A la una de la madrugada queda rota la comunicación telefónica con Batet y Carreras Pons en Barcelona, pero se continúa contactado con el teletipo, a través del cual Batet comunica, antes de que también el teletipo enmudezca...

« Tomado el Centro de Dependientes», y antes de cortarse...

«Por la mañana tendrán noticias mías».

 

Franco entre tanto sigue en el despacho del Ministro, y desde el Ministerio de la Guerra dirige y organiza la batalla contra la revolución en los diferentes puntos de España, con plenos poderes. Sabe que está rodeado de masones y de traidores al Gobierno en ésos momentos en los que no cabe confiar, y lo nota en la resistencia que encuentra en los mandos de las fuerzas de algunos puntos, que pretenden anular sus órdenes y esmerilar su acción, por no decir “anularla”.

 

La base aérea de León no responde a sus llamadas. Franco propone la inmediata destitución de Ricardo de la Puente, jefe del aeródromo, y del comandante Pastor, director de aeronáutica. Necesita consultar poco. Moviliza tropas y barcos. Conferencia con los jefes de la fuerzas en África. Propone al teniente coronel Yagüe con quien habla, que se encuentra con licencia en su provincia de Soria, para el mando de las tropas en África. Mantiene una constante comunicación con Barcelona y sabe en cada momento los pasos, gestiones y estado de ánimo de Batet. Conoce el espíritu de aquélla guarnición y su decidido ímpetu para que prevalezca España sobre la conjura y el motín pergeñado por Companys y demás traidores.

 

A cada hora que pasa en ésa madrugada, gana posiciones frente a los insurrectos, los aísla y los va cercando. Los pocos leales que trabajan en ésos momentos con Franco, se sienten conquistados por ése optimismo y ésa seguridad que irradia siempre el jefe.

Entregado a estas tareas le sorprende el alba, que asoma temblorosamente por los cristales del Ministerio de la Guerra. Son las seis y media de la mañana cuando se recibe el telegrama del general Batet con la Rendición de Companys.


EL GENERAL BATET

BARCELONA, a la una de la madrugada del 7. El general Batet, jefe de la 4ª División Orgánica con sede en Cataluña, recrudece sus ataques en las calles adyacentes a la Plaza de San Jaume. Previamente intentó parlamentar la rendición con Enrique Pérez Farrás, que se encontraba al mando de los Mozos de Escuadra, conminándoles a la entrega inmediata de las armas para evitar un baño de sangre inútil.

 

Pérez Farrás no admitió la rendición y los Mozos de Escuadra comenzaron a disparar contra las tropas militares de manera sorpresiva, causándoles varios muertos y heridos. El general Batet ordenó la toma y captura de todo ciudadano armado, rodear el Palacio de la Generalidad de Cataluña y el bombardeo con cañones del mismo. Tras cinco horas de refriegas, todos los insurrectos comandados por el coronel Frederic Escofet  se rindieron a las fuerzas del general Batet.

Hechos prisioneros, fueron inicialmente encarcelados en dependencias de los edificios ocupados. Sobre la seis y media de la mañana se ocupa el Palacio de la Generalidad, tras la rendición del propio Companys.

 

Está históricamente admitido, que a pesar de los combates a los que se vio obligado a hacer el general Batet, consiguió dominar la situación en un plazo mínimo de tiempo, y con la menor destrucción y violencia. Y aunque se produjeron bajas por ambos lados, la operación militar se saldaba con los menores costos que fueron posibles y un mínimo derramamiento de sangre.

Por su participación en la represión de la insurrección de los nacionalistas catalanes, a Batet le fue concedida posteriormente la Cruz Laureada de San Fernando, máxima distinción en el Ejército.

 

LUIS COMPANYS ENCARCELADO
BARCELONA, seis treinta de la madrugada, día 7:Se rinde Companys”. A ésa hora se rinden de forma incondicional las fuerzas que defienden a la Generalitat al general Batet. Companys fue inmediatamente detenido junto a los miembros del Gobierno y a los diputados Josep Tarradellas, Antoni Xirau, Joan Casanellas, Estanislau Ruíz y el presidente del parlamento Joan Casanovas, y encarcelados en el buque Uruguay fondeado en el puerto de Barcelona, que fue requisado por las tropas para ser utilizado como prisión.

 

En el Uruguay permanecerían recluidos hasta el 7 de enero de 1935, fecha en la cual fueron trasladados a la cárcel Modelo de Madrid, para ser juzgados por el Tribunal de Garantías Constitucionales.

 

El general Batet, una vez tomada la Generalitat, emite un telegrama a Madrid de manera inmediata, en los siguientes términos:

-          «General jefe cuarta División a Ministerio de Guerra: Este momento, seis horas treinta minutos, presidente de la Generalidad solicitó cese hostilidades, entregándose incondicionalmente mi autoridad. Yo me complazco comunicarlo V.E. conocimiento y satisfacción, haciendo presente brillante comportamiento todas las fuerzas mis órdenes, si bien a costa de sensibles bajas, que comunicaré oportunamente»

 

De forma casi simultánea por «Radio Barcelona», la voz vacilante y titubeante de un locutor separatista, comunicaba por las ondas:

-          «¡¡Atenció!!, ¡¡Atenció!!, ¡¡Atenció!!... Catalans!! Catalans!! Catalans!!... Se us parla desde el Palau Presidencial de Catalunya... Atenció!, Atenció!, Atenció!... El President de la Generalitat, considerant es gotada tota resisténcia, i a fi d´evitar sacrificis inútils, capitula. I així acaba de comunicar-ho al comandant de la cuarta Divisió senior Batet»

 

Un ayudante del Ministro de la Guerra que se había ido a descasar sobre las dos y media de la mañana, lo despierta de inmediato para comunicarle:

-          ¡¡ Señor Ministro, Cataluña se ha rendido!!


MANIFESTACIÓN POR LA UNIDAD DE ESPAÑA EN MADRID, EN LA MAÑANA DEL 7 DE OCTUBRE DE 1934
LA MANIFESTACIÓN ENCABEZADA POR JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA

MADRID, en la mañana del dia 7 de octubre. Desde muy temprano se encuentran reunidos de nuevo Lerroux y sus ministros, a quienes la buena noticia de la Rendición de Cataluña, compensa con creces de las tribulaciones pasadas en los dos días anteriores. El sometimiento de Cataluña es la imagen simbólica que opera el milagro de tomar rápidamente el control de la situación en el resto de España.

 

Reunidos en consejillo, el Gobierno adopta dos medidas urgentes:

-          «Restablecer la Pena de Muerte y

-           Considerar al Partido Socialista fuera de la legalidad vigente».

 

Por su parte Falange Española, al conocer el triunfo nacional en Barcelona, organiza ésa misma mañana en la Puerta del Sol, una manifestación a la que se suman millares de españoles, al igual que sucede en otros puntos de España.

 

Ése domingo 7 de octubre, se conmemora precisamente el Aniversario de la Victoria en la Batalla de Lepanto, fecha máxima para el Imperio Español cuyas esencias, la falange quiere renovar y exaltar. José Antonio Primo de Rivera se lo recuerda a sus partidarios y al Gobierno, que se encuentra presente en el balcón del Ministerio, cuando encaramado en unas vallas de unas obras que se estaban realizando para el Metro, y en medio de un silencio impresionante, hace uso de la palabra y dice:

-         «¡¡Gobierno de España!! –grita- En un 7 de octubre se ganó la Batalla de Lepanto que aseguró la unidad de Europa; en este otro 7 de octubre, nos habéis devuelto la unidad de España.  »

 

-      «¿Qué importa el Estado de Guerra?. Nosotros, primero un grupo de muchachos y luego una muchedumbre que véis, teniamos que venir, aunque nos ametrallaran, a daros las gracias.

 

-      «¡¡Viva España!!, ¡¡Viva la UNIDAD NACIONAL!!»

 

Estas palabras quedan ahogadas por los vítores a España y los miles de aplausos que se redoblan ante los gritos de un patriotismo ardiente que inunda la calle. La República ha ganado el órdago de Cataluña que obra la magia de unir a todos los españoles.


IMAGEN DE LA MANIFESTACIÓN CONTRA-INDEPENDENTISTA DEL 12 DE OCTUBRE DE 2012 EN BARCELONA

EL EJÉRCITO DE ÁFRICA, LOS REGULARES, DESFILAN TRAS HABER ABORTADO LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE DE 1934

BARCELONA, las «Consecuencias» del Alzamiento para Cataluña. El 7 de octubre permaneció vigente el Estado de Guerra en toda España. Las consecuencias para la autonomía catalana fueron desastrosas. Al frente de la Generalidad, Batet designó provisionalmente al coronel de Intendencia Francisco Jiménez Arenas, siendo sustituido el 2 de enero de 1935 por la persona designada por las Cortes, Manuel Portela Valladares.

Ese mismo día, las Cortes de España suspenden el Estatuto de Autonomía catalán y la Generalidad de Cataluña fue sustituida por un Consell de la Generalitat, nombrándose el que sería Gobernador general de Cataluña, que asumía las funciones del Presidente de la Generalidad y también la del Presidente del Parlamento.

                                                                                                                   

En respuesta al reto independentista planteado por Artur Mas, que tenga MUY en cuenta que NO SERÍA LA PRIMERA VEZ que las Cortes de España SUSPENDA EL ESTATUTO DE  AUTONOMÍA de Cataluña,... ya lo hizo la II República el 2 de enero de 1935, ¡que lo tengan muy en cuenta ésos políticos secesionistas e irresponsables de tres al cuarto!. Lo vuelvo a repetir: Cataluña es tan España, como España es Cataluña.

Sencillamente hay cosas que no se pueden plantear en un DIALOGO de una mesa de negociación, «principios como la unidad de España o el modelo de Estado, no pueden ser modificables por consenso, porque no son discutibles a conveniencia de algunos». Ésa postura de diálogo?, es la política mantenida por el PSOE~PSOC actual, precisamente por aquéllos que por sus hechos, la Historia ha demostrado, que son los menos dialogantes “de lo que no sean sus propias ideas”,... y como ejemplo no tenemos más que observar los hechos desde noviembre de 1933 a octubre de 1934, que lo demuestran.

 

Siguiendo el relato de las consecuencias que tuvo el Alzamiento catalán de 1934, los militares que habían formando parte de la insurrección, el comandante Enrique Pérez Farrás y los capitanes Escofet y Ricart, fueron condenados a muerte, siendo su pena conmutada por la de prisión perpetua por Gracia del presidente de la República, Alcalá Zamora, a pesar de la oposición de la CEDA y de Melquíades Álvarez que pedían más mano dura.

 

Companys y los miembros del gobierno de la Generalitat fueron juzgados por el Tribunal de Garantías Constitucionales en Madrid, siendo condenados por «rebelión militar» a treinta años de prisión, que pasaron a cumplir, unos en el penal de Cartagena y otros (Companys, Comorera y Lluhí), en el del Puerto de Santa María. 

 

Tras el triunfo del Frente Popular en las elecciones del 16 de febrero de 1936, no se tardó en pedir la "amnistía" para los presos de Cataluña. Portela dimite y Azaña forma un nuevo gobierno tres días después el 19 de febrero. Con el PSOE, ganador de las elecciones con 99 escaños de los 473 que componían las Cortes, en el gobierno les faltó tiempo para que haciendo oido a los tumultos y manifestaciones social-comunistas se exigiera la libertad de los presos, acudiendo el Presidente del Consejo a proponer que a través de la Dipuación Permantente de las Cortes se promulgara un Decreto de amnistía. El 21 de febrero se aprobó el Decreto-Ley dándose instrucciones por parte del gobierno a la inmediata excarcelación de los presos, que ésa misma noche llegaron a Madrid.

En la madrugada del 24 de enero de 1939, ante la inminente caída de Barcelona, Companys y miembros de la Generalidad de su gobierno, aprovechan la situación de guerra y se exilian a Francia. 

La Dictadura instaurada con el nuevo gobierno nacional del General Franco, deroga todas las instituciones catalanas. El presidente Companys, defensor en esta ocasión de la legalidad constitucional republicana, es detenido en Francia por la Gestapo. Se le aplica la extradición solicitada por el gobierno español y regresa a España para ser juzgado en Consejo de Guerra, siendo condenado a muerte el 14 de octubre de 1940 y fusilado al día siguiente en el Castillo de Montjuich.

 

BIBLIOGRAFIA :

-          Joaquín Arrarás Iribarren. Hª de la Cruzada Española. Datafilms, S.A.

-          Wikipedia® es una marca registrada de la Fundación Wikimedia, Inc.



 

 

 

"No hay en la Historia Universal obra comparable a la realizada por España, porque hemos incorporado a la civilización cristiana, todas las razas que estuvieron bajo nuestra influencia."

 

Ramiro de Maeztu  y Whitney (1875-1936).Escritor español perteneciente a la Generación del 98


No hay comentarios:

Publicar un comentario