126-PAISESvisitantes: Albania-Alemania-Andorra-Angola-Anguila-ArabiaSaudí-Argelia-Argentina-Armenia-Australia-Austria-Azerbaiyán-Bangladés-Bélgica-Belice-Bielorrusia-Bolívia-Bosnia.Herzegovina-Brasil-Bulgária-Camboya-Canadá-Catar-Chequia-Chile-China-Colombia-CoreadelSur-CostaRica-Croacia-Cuba-Dinamarca-Ecuador-Egipto-ElSalvador-EmiratosÁrabesUnidos-Eslovaquia-Eslovenia-ESPAÑA-EstadosUnidos-Estonia-Filipinas-Finlandia-Francia-Gabón-Georgia-Gibraltar-Grecia-Groenlandia-Guadalupe-Guatemala-GuineaEcuatorial-Haití-Holanda-Honduras-HongKong-Hungría-India-Indonesia-Irak-Irlanda-Islandia-Israel-Italia-Jamaica-Japón-Kenia-Kuwait-Letonia-Líbano-Lituania-Luxemburgo-Macedonia-Malasia-Maldivas-Martinica-Marruecos-Mauricio-Mauritania-México-Moldavia-Mongolia-Montenegro-Mozambique-Nepal-Nicaragua-Nigeria-Noruega-NuevaGuinea-NuevaZelanda-Omán-PaísesBajos-Pakistán-Panamá-Paraguay-Perú-Polonia-Portugal-PuertoRico-ReinoUnido-RepúblicaCheca-RepúblicadelCongo-RepúblicaDominicana-RepúblicadeFiyi-RepúblicadeMalaui-Rumania-Rusia-Serbia-Seychelles-Singapur-Shangai-SriLanka-Suecia-Sudáfrica-Sudán-Suiza-Tailandia-Taiwán-TrinidadyTobago-Turquía-Ucrania-Uruguay-Venezuela-Vietnam y Región desconocida

jueves, 4 de agosto de 2011

LA GLOBALIZACIÓN (1ª): ¿PRINCIPIO, COMO CÁUSA FINAL DE UNA ERA?

“ La suprema facultad del hombre no es la razón, sino la imaginación “.
Edmundo O'Gorman- 1906-1995. Historiador mexicano


Cada día se hace más difícil vislumbrar el futuro inmediato a nivel universal de los hechos que acaecen. La velocidad de los acontecimientos de toda índole y naturaleza que se suceden, la multiplicidad de factores interrelacionados que inciden en el día a día de nuestra humanidad, hacen más difícil coligar cuál debe ser la toma de decisión a adoptar,… y ¿dónde, cómo y quienes deben realizarla?.

Es fundamental tener las respuestas previas a adoptar, para evitar que no se produzcan en alguna parte del mundo, importantes conflictos, desajustes o catástrofes de naturaleza económica, social, etc., que pudieran afectar a la supervivencia en el planeta.
La universalidad e interrelación de los sucesos, genera una complejidad de respuestas hasta hoy día no contempladas, y como veremos, cualquier fenómeno que se produzca en mayor o menor medida, afecta cada día más a la globalidad de los pueblos de la tierra. Al igual a como ocurre meteorológicamente hablando, con el descubierto fenómeno del “Niño” o el de la “Niña”, la globalización hace que el “presente” que vivimos, sea ya “pasado” cuando lo comprendemos. Es esencial entender esto. 
  

Los propios procesos de índole política, económica, técnica, religiosa, demográfica, etc., que por sí mismo y de manera temporal rodean ese presente, desvirtúan la comprensión que tenemos sobre ese presente, y es más tarde, mucho más tarde, cuando ya ese presente, convertido en pasado, cuando observamos que desde el primer momento, éste, había sido modificado, alterado por una serie de factores ocultos y desconocidos que habían adulterado sustancialmente las decisiones adoptadas.

Por ello, analizar el fenómeno en sí de la “globalización” se hace prioritario.

Dicho análisis es esencial efectuarlo tomando como base, la visión objetiva de lo que ha sucedido históricamente hasta estos momentos en el planeta. Desde el punto de vista antropológico y para una mejor comprensión, debemos realizar un estudio holístico del Ser Humano (donde el todo determina cómo se comportan las partes), e intentar "comprender", tanto lo concerniente a las estructuras sociales, culturales y lingüísticas que han caracterizado a la humanidad, como la propia evolución biológica del hombre.

Aunque sea de forma sucinta, creo necesario situar al lector, en el escenario del planeta a través de los hechos históricos pasados, y en breves pinceladas recordar, aquellos hitos evolutivos que han ido modificando nuestra presencia.


RETROSPECTIVA HISTÓRICA
Si realizamos una retrospectiva a los últimos  miles de años de presencia humana sobre la tierra, en sus comienzos el hombre se encontraba focalizado en culturas autóctonas, con una organización social de tipo comunal y ocupando territorios cuyos límites demarcaban el ámbito de su propio mundo. Eran dueños de su pasado, su presente y su futuro, y su subsistencia se encontraba vinculada fundamentalmente a la defensa del territorio, de su cultura y de sus tradiciones.
Sólo eran dependientes de las catástrofes naturales y climatológicas, que estas sociedades elevaban la mayor parte de las veces al grado de deidades, a las que adoraban y suplicaban su protección en el ara de las ofrendas.

El concepto “universal” del mundo nace a partir de 1492 con la conquista de América, y los hitos posteriores que devinieron a este descubrimiento, nos dieron una nueva interpretación sobre nuestro planeta. La circunnavegación del mundo, que no fue creíble durante siglos, la hicieron realidad Magallanes-Elcano ya en los comienzos del siglo XVI.
Pensemos que hasta entonces, gran parte de la Ciencia seguía en la creencia de que la tierra no era redonda, sino plana y el mundo terminaba donde se encontraba el horizonte.



Las diferentes culturas del planeta que se fueron sucediendo a través de los tiempos, las monarquías, las naciones-estado, así como el imbricado mundo de sus políticas y el comercio, fueron tejiendo tras el paso de los siglos grandes interdependencias entre ellas, cada vez más complejas y a su vez más “interdependientes”, mientras el  tiempo forjaba sociedades ideológicamente distintas y siempre basadas en la defensa de sus propios intereses.
El sistema social en el que se encuentra inmerso el hombre durante centenares de años, pasa de su servidumbre al señor feudal, a la concentración del poder en el rey, que se recrudece en el último cuarto de siglo del siglo XVIII, con el Absolutismo.

En contraposición, la ciencia y los avances tecnológicos se desarrollan más aceleradamente que estas sociedades, y por supuesto intelectualmente más que el propio hombre. Recordemos que el científico de otros tiempos, o era quemado en la hoguera como brujo, o la más de las veces era obligado a silenciar sus descubrimientos para salvar su vida.
Por ello podemos afirmar que el hombre mantiene un ritmo de desarrollo y de asimilación científica “más lento” que los avances científico-tecnológicos, un ritmo que diremos es más “biológico”. Y observamos en la actualidad, que día a día se produce una divergencia cada vez mayor entre la organización del sistema social del hombre y la tecno-economía y la evolución científica de los medios.


LA ERA DE LAS REVOLUCIONES : 
LA REVOLUCIÓN FRANCESA
La profunda transformación del mundo se produce a partir del siglo XVII, desarrollándose en los siglos XVIII, XIX y mitad del XX.

              Estos siglos fueron también llamados la era de las grandes revoluciones proletarias, que tienen su origen en la Revolución Francesa (1789) y que como sabemos estuvo motivada en una concentración y convergencia de hechos como :
   
El poder absolutista de la monarquía, enfrentado al de una burguesía adinerada y con grandes ambiciones políticas, así como al descontento de unas clases populares, con grandes carestías y desempleo, que se encontraba también inmerso  en una gran crisis económica.

A esto habría que añadir, como fecundo caldo de cultivo, la aparición en la época de una importante corriente de pensadores y de pensamientos revolucionarios condensados en el espiritu de la Ilustración. Con sus principios se forjaron los hitos de una profunda revolución social que afectaría poco a poco a todas las naciones del planeta, como más tarde hemos comprobado, generando una sociedad que reclamaba nuevos principios basados en la razón, la igualdad y la libertad, que unidos a la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano publicada por La Asamblea el 27 de agosto de 1789, serían el fundamento y el germen de una nueva sociedad que se abría paso en el mundo.


Los decenios sucesivos devienen en revolucionarios, y sesenta años después, en plena ebullición política y económica ve la luz la primera obra de Marx (1849), Trabajo asalariado y Capital”, que junto al resto de su obra (fundamentalmente El Capital) fueron el punto de origen, el precedente y el basamento ideológico de la Revolución Rusa.
Marx & Engels, fueron (en algunos casos) coautores de las obras que serían el origen ideológico al nacimiento de los movimientos socialista, comunista y sindical, y durante su estancia en Londres, basaron sus oportunos trabajos realizados sobre política periodística y economía, en esrtos sectores sociales “calientes y confrontados” que habían surgido en la sociedad del XIX: la clase trabajadora o proletariado y la burguesía capitalista.
Estos, son los mismos movimientos que setenta años después sirven a Lenin & Trotsky, como base para la Revolución Rusa de 1917, que supuso el comienzo de la era denominada como la gran revolución proletaria mundial, creando lo que sería la política fundacional del estado de la Unión Soviética (URSS).
La Revolución China se produce más tarde, al término de la 2ª Guerra Mundial.
El 1 de octubre de 1949, el líder comunista Mao Zedong (Mao Tse Tung. 1894-1976), proclama la República Popular China, con una población de más de mil millones de ciudadanos, que "asusta" a Occidente.

Basada en el pensamiento desarrollado por Marx & Engels y en los principios marxistas y comunistas imperantes entonces en la Unión Soviética, el concepto clave que distingue el “maoísmo” de otras ideologías comunistas, es la aceptación, tras la toma del poder, de la “subsistencia de las clases sociales”, y por lo tanto la “continuidad de la lucha de clases” durante el gobierno socialista.

EL HUNDIMIENTO DE LAS ECONOMÍAS SOCIALISTAS 
La noche del jueves 9 al 10  de noviembre de 1989, curiosamente doscientos años exactos después de la Revolución Francesa, se produce la caída del Muro de Berlín. Bajo mi punto de vista, éste es un hito singularísimo de la historia de la humanidad  en el siglo XX, que transformaría el mundo como hemos podido observar. 

Con la destrucción del Muro se produciría el reconocimiento ideológico, al hundimiento y fracaso total de las revoluciones y de las economías socialistas.
Este fracaso de la economía soviética, que se venía percibiendo desde unos años antes, propiciaron que en 1987 se produjesen una serie de necesarias reformas económicas, introducidas Gorbachov y sus ministros económicos, enfrentados a una importantísima oposición interna dentro del propio Comite Central del PCUS. Estas reformas de carácter aperturista, generaron lo que  sería denominado como la Perestroika
(reestructuración).

La caída del Muro en 1989 supone pues, un punto de inflexión de la Edad Contemporánea, que como sabemos, tiene su origen en la Revolución Francesa.


LA ERA DE LA GLOBALIZACIÓN
El hundimiento y fracaso histórico de las economías socialistas que se produce tras la apertura del Muro, da paso al triunfo del Capitalismo de occidente, que invade otras fronteras hasta entonces desconocidas y amplia sus mercados. Con ello se pierde el pulso del único contrapoder que tenía la economía occidental, y con ello también caen las barreras que limitaban su expansión.
Este es uno de los hechos inequívocos de la globalización, esta apertura a otros mercados de la Economía de Mercado hace que el capitalismo acabe imponiendose poco a poco en todo el planeta, y más temprano que tarde, aquellos pequeños reductos que se resistan a esta ocupación, serán derrotados o absorbidos.

Unido a ello se produce políticamente un tsunami democratizador. Todas las naciones quieren ser y adoptar el apellido de “democracias”, incluso el socialismo y las antiguas monarquías se convierten de la noche a la mañana en democrácias parlamentarias, ya que son conscientes de su caducidad ideológica a corto plazo y de la caducidad de su mensaje.   


Para ello provocan internamente en las bases constitutivas de los partidos, múltiples reajustes ideológicos internos (apaños ideológicos), dada la necesidad de adaptarse a la nueva corriente política imperante en esta nueva sociedad de moda, aunque en el fondo la realidad es, que  ideológicamente es poco asumida por el poder.  
Tambien adoptan propagandisticamente y con caracter prioritario, el marchamo de definirse "siempre", como autenticos defensores de la democracia, para así poder ondear otra bandera diferente, modificada, y también propugnan "siempre" a los cuatro vientos, que ellos son los únicos luchadores contra el fascismo y que los fascistas son los "otros", cuando precísamente el origen de la política socialista se encuentra en el Fascismo.

Recordemos que el PSOE de 1976, en el XXVII Congreso celebrado ya en España, aprobó el carácter marxista del PSOE, que se definió: "como un Partido de Clase y, por lo tanto, de masas, marxista y democrático". Vemos que lo mismo que aparece el término democrácia, sigue apareciendo el de marxista en la definición ideológica del partido.
Tal palabra "marxista" fué retirada de la definición ideológica del PSOE por Felipe González en un Congreso posterior, también frente a grandes disensiones internas y ante el "órdago" de retirarse de la Secretaría General, si no se eliminaba. Estas palabras forman parte también de lo que es Memoria Histórica, que algunos quieren olvidar unilateralmente.

Los ciudadanos de a pie sabemos por la práctica política diaria tras la adopción de la Democracia en España como sistema político, que los derechos en plenitud del hombre y del ciudadano, están aún lejos de ser reconocidos en su integridad, y que el Estado de Derecho, la Igualdad ante la Ley
y conceptos similares, son más palabras divulgadas propagandísticamente por los partidos, que conceptos asumidos y aplicados.

Pero sin volvernos a desviar,... seguiremos hablando en otra página, del fenómeno de la Globalización.   







“ Daría todo lo que sé, por la mitad de lo que ignoro ”.
René Descartes.1596-1650. Filósofo, matemático y físico francés

No hay comentarios:

Publicar un comentario